Conoce los tipos de sociedades mercantiles

Se entiende por sociedad mercantil a esa personalidad de orden jurídico que sólo existe para poder concretar actividades económicas que tienen ánimo de lucro. Es decir, son sociedades comerciales.

Ahora bien, estas sociedades requieren que uno o más sujetos se agrupen bajo la legislación mercantil para volverse socios y conseguir beneficios. Pero ¿sabías que hay varios tipos de sociedades mercantiles? Sí la respuesta es no, a continuación, te las presentamos.

Conoce los tipos de sociedades mercantiles

Sociedad de Responsabilidad Limitada

De todos los tipos de sociedades mercantiles que existen en España, ésta es la más habitual, ya que permite que los empresarios no respondan con sus patrimonios personales a las deudas que tenga una empresa.

Esto se debe a que, como su nombre lo indica, su responsabilidad es limitada al capital que ellos han aportado. De ahí que sea la sociedad más habitual en las PYME. Ahora bien, cabe acortar que esa denominada responsabilidad limitada es así porque el capital se haya dividido en particiones.

Sociedad Anónima

Es el siguiente más popular en España y esto se debe a que el capital social se haya dividido en varias acciones, lo que supone que se puede transmitir de forma libre (al contrario de las sociedades limitadas). Además, cuenta con la ventaja de que suele ser bastante numerosa la cantidad de socios que participan en ella.

Sociedad Limitada Laboral

Aquí, el capital social o su mayoría viene siendo propiedad de los trabajadores que brindan los servicios; lo que supone que se retribuye de forma directa y personal. Además, la relación laboral es por un periodo de tiempo indefinido.

Sociedad Cooperativa

Es de carácter horizontal y participativo entre los socios. Funciona con personas jurídicas o físicas y se centra en el desarrollo de la actividad económica basada en el interés común, lo que hace que sea el modelo que todos los empleados quisieran que las empresas tuvieran.

Sociedad Colectiva

Esta sociedad comercial se caracteriza por ser personalista, es decir, los socios van a hacer más allá de la inversión en el capital, ya que son los que trabajan y gestionan la empresa de forma directa.

En este tipo de sociedad, el socio no puede transmitirse de forma libre y su responsabilidad es ilimitada, por lo que cuentan con la desventaja de que responden con su patrimonio personal.

Como notarás, todas estas sociedades difieren principalmente en las responsabilidades que tienen sus socios al unirse a ellas o crearlas. Sin embargo, todas pueden venderse ya constituidas.

Y como ventaja, debes saber que la venta de sociedades constituidas es algo sumamente común en España. Así que puedes disponer de inmediato de cualquiera de ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.